Este viernes 2 de junio nos ha visitado el cantaor no profesional Juan Jimenez Martín. Natural del pueblo malagueño Cañete la Real. Ha crecido en un entorno donde siempre estaba presente esta expresión cantora. Nadie de su familia rozó la profesionalidad, pero prácticamente todos ellos han sido grandes aficionados al flamenco.
 
Su preparación académica la enfocó a la filología, pero como la vida da muchas vueltas, termina siendo un alto directivo de una entidad de crédito.  
Siempre ha tenido el flamenco por bandera. Se ha preocupado por adquirir una gran cultura en este entorno. Tanto es así, que ha impartido ciclos de conferencias por centros relacionados con el mundo estudiantil y  las universidades madrileñas. 
Juan canta con un estilo muy personal, imprimiéndole mucho sentimiento al cante. Hace que sus sones se envuelvan en un velo de originalidad que facilita la comunicación con el publico. Sus referentes siempre han sido Antonio Mairena y su buen amigo Beni de Cadiz. Estoy casi seguro que Caracol también forma parte de su credo. El empeño por la divulgación del flamenco le ha llevado a crear un programa de radio en la Emisora Utopía de San Sebastian de los Reyes. En la actualidad es el presidente de la peña flamenca Paco del Pozo. 
Pasamos a comentar su actuación:
Para iniciar arrancó con unos tientos/tangos a los que le imprimió una lentitud maravillosa que engrandeció mucho el cante. Se notaron claramente los rasgos Caracoleros con la letra de "La rosa llora su pena.....". Remató por tangos haciéndolos muy despacito y muy bien. La forma de pellizcar las terminaciones nos recuerda al Beni de Cadiz. Recibió grandes aplausos muy merecidos. 
En segundo lugar hizo dos granainas y nos quedamos esperando la media que decidió no hacer. Resultó un poco corto el contenido de este apartado. La verdad es que el cante estuvo muy bien llevado a su sitio, el publico lo premió con fuertes aplausos. 
Continuó por soleares haciendo las de Alcala, deleitándonos con letras clásicas del Sr. Mairena. También aunque de forma leve, se paseo por Cádiz acordándose de Aurelio Sellés, continuador de la escuela de su paisano Enrique el Mellizo. Anunció que iba a introducir en el repertorio alguna Buleria por Solea pero no fue así. Hizo la solea de la forma personal que le caracteriza. Se metió al publico en el bolsillo, del que recibió su reconocimiento.
Para terminar la primera parte, cantó los tangos de Triana que tanto realce le dieron al maestro Fosforito. Hizo un cierre muy bonito que gustó mucho a la concurrencia. Fue reconocido su merito.
La segunda parte la inició con una Farruca. Comentó que hacer este cante era una forma de homenajear al maestro José Meneses, ya que el tema era creación del ilustre fallecido. Hizo el cierre con un estribillo de creación propia.  Gustó mucho al respetable y recibió su premio.
En segundo lugar decidió hacer un cante por seguirillas. Antes de empezar a cantar, nos dio una pequeña semblanza de la evolución de este cante a lo largo de los tiempos. La verdad es ,que aunque corto ( no podía ser de otra manera), fue muy interesante y se nota que es una persona docta en la materia. Esta explicación la agradeció mucho el respetable. En el cante hizo cosas de su referente Sr. Mairena. También se acordó del Tio Manuel Molina pero sin cambiar de tono, no hizo la Cabal. Fue muy aplaudido por los espectadores que escucharon con mucha atención.
 
El tercer bloque de cante de la segunda parte, fueron una tanda de fandangos naturales que gustaron mucho al publico. Estuvieron presentes los del Niño de la Huerta y como no, los clásicos de Manolo Caracol. Por regla general los fandangos son muy bien recibidos por el pueblo llano, esta no iba a ser la excepción.
 
El cierre de espectáculo se hizo a lo grande. La casa no vuelve a tener flamenco hasta el mes de Octubre. A modo de despedida, subieron al escenario todos los cantaores presentes en la sala, que junto con el artista principal, iniciaron una ronda por bulerias. Estaban Juan de Dios, Cuquito de Barbate, Luis Moreno y el famoso Cancanilla de Málaga. También participo, en el baile, una señorita amiga de Juan Jimenez que lo hizo con mucha gracia. El cierre lo llevó a cabo Cancanilla dando unas patadillas por bulerias y cantando. La verdad es, que resultó apoteósica una finalización de ciclo de este nivel. Rafael Casas cerró el evento con unas leves palabras de agradecimiento y despedida.
 
 
Nuestro maestro Juan Antonio Muñoz una vez mas demostró, que su guitarra se hace imprescindible para La Casa de Córdoba y como no, para los cantaores que participan en sus eventos. Como siempre tocó de maravilla. El publico le aplaudió en varias ocasiones en medio de la actuación, síntoma inequívoco de que no solo comunica con el cantaor, a la audiencia también le llegan sus sones flamencos. Cuídate mucho que queremos escuchar tus llantos de guitarra todo el tiempo del mundo.
 
 
Bueno amigos nos vamos de vacaciones. En Octubre empezaremos una nueva andadura. Intentaremos superarnos para ofrecer al publico el mejor espectáculo. Saludos flamencos.
 
SANTIAGO NAVARRO.