El día 2 de noviembre hizo su presentación en nuestra Casa, el cantaor gitano Enrique Bermúdez Maya, de nombre artístico “Kiki de los Razones”. Nacido en Madrid en el año 1983 en la ciudad/barrio/pueblo de Vallecas. Su bisabuelo fue patriarca de un asentamiento gitano y de ahí el apodo de Razones, ya que impartía justicia basándose siempre en este sustantivo.

Se dedicó a cantar desde muy niño. No ha tenido otro medio de ganarse la vida. Su referente siempre ha sido Camarón de La Isla, todo su repertorio está basado en este artista. Lleva cantando como profesional solo dos meses, así nos lo comentó su representante.

Otra de sus habilidades, es tocar la guitarra de una forma muy particular. Además de ser autodidacta, es zurdo y resulta una originalidad ver como se acompaña los cantes con la guitarra en esa posición. Pasamos a comentar su actuación.

Como he dicho con anterioridad, todos sus cantes están basados en el Ídolo fallecido Camarón de Isla. Huelga hacer comentarios del origen y procedencia de los mismos.

Inició su recital con unos Tientos que hizo a la perfección y gustaron mucho a la concurrencia.

Continuó el concierto, cantando por solea de esa manera única que saben hacer los buenos gitanos. Los espectadores presentes aplaudieron con fuerza la actuación.

En tercer lugar, nos regaló unos fandangos naturales de la forma pura Camaronera, imprimiéndole en todo momento los pellizcos típicos de la raza Calé.  Gustaron mucho. La gente se quedó con ganas de haber escuchado alguna letra más. Muy buena señal.

Finalizó la primera parte, con unas Seguirillas que hicieron recordar de forma fehaciente los ecos de Camarón. En mi opinión, se quedó un poco corto en el número de letras. Posiblemente sea una estrategia marketiniana para dejar al personal con la miel en los labios.

Comenzó la segunda parte con un cante por Granainas con su correspondiente media. Su poder de juventud estuvo presente en todo momento. La sacó adelante con mucho éxito, llevando a lo más agudo de su registro, la parte más dura de esta forma de fandango.

Siguiendo el repertorio previsto, nos deleitó con unos cantes de Levante, donde se dejaron oír Taranto, Taranta y Cartagenera Clásica. Dejó bien claro que también domina a la perfección los cantes de Murcia y Almería. El público mostró en todo momento su reconocimiento a esta forma de cantar.

Como era de esperar, no podían faltar en este perfil de cantaor, las Bulerías, palo muy importante en su repertorio. En esta ocasión Juan Antonio Muñoz, le cedió el puesto de guitarrista a Kiki, acompañándose él mismo este palo, que hizo a la perfección. El público premio con sus aplausos su buen hacer.

Para finalizar el concierto, se arrancó por tangos acompañados a la guitarra por el propio cantaor. Como era de esperar, todo el repertorio lo hizo basado en el de San Fernando. El respetable aplaudió puesto de pie hasta que desapareció del escenario.

Nos dejó a todos con un buen sabor de boca. Aunque pudiera parecer un imitador de Camarón, no lo es. Impregna el cante con muchos rasgos Camaroneros, pero al mismo tiempo imprime su propia personalidad a las distintas musicalidades. Otra parte importante a destacar en su actuación es, el compás que en todo momento prodiga a los cantes y su toque de guitarra. Sin tener una gran riqueza en adornos y falsetas, cubre perfectamente el expediente haciendo prácticamente solo compás. La Casa de Córdoba te agradece la visita y esperamos verte pronto por nuestras instalaciones.

Menos los dos últimos cantes, fue nuestro guitarrista oficial Juan Antonio Muñoz, el que hizo los honores de acompañamiento. La verdad es que tocó como los ángeles, yo diría que posiblemente estuvo inspirado en todo momento por su Musa que se encontraba entre el público asistente, (Sagrario, su mujer). Le oí falsetas que no había escuchado jamás. La limpieza del toque fue extraordinaria y la comunicación con el cantaor y el personal que ocupaba la sala, grandiosa. Maestro, tienes que darnos más noches como esta. Cuídate mucho, queremos escucharte siempre arropado por los duendes que te visitaron esa noche.

Aquí terminamos nuestra sustanciosa crónica. Espero y deseo encontraros en nuestro Taller Flamenco del día 16 de noviembre para pasar un buen rato con el flamenco para aficionados.