Después de dos meses sin actividad en nuestra Casa por motivos ajenos a nuestro menester, nos volvemos a enganchar a nuestra responsabilidad mensual flamenca. Este viernes 1 de Febrero de 2019, nos ha visitado en nuestro Rincón del Cante Manolo Vilches, Sebastián Heredia Santiago, artísticamente llamado Cancanilla de Málaga (de Marbella con anterioridad).

Este gitano nace en Marbella (Málaga) en el año 1951 en el entorno de una familia cantaora y bailaora. Empieza a trabajar como bailaor a la edad de 11 años en el tablao de su ciudad natal "el Platero".  A los 15 años se va de gira a América con el grupo de José Greco y después con Lola Flores. Decide quedarse en México dos años trabajando en un Tablao. Vuelve a Madrid para incorporarse al tablao los Canasteros (de Manolo Caracol) y más tarde a El corral de la Morería. Llega a ser un bailaor muy cotizado, tanto es así, que consigue con Javier Barón en 1988, el galardón Giradillo de baile en la Bienal de Sevilla. Como en el cante también se mueve con soltura, se perfecciona como cantaor "alante" y consigue en 1998 el premio "Enrique el Mellizo" en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. Graba su primer disco a finales de los 80 y en el 1993 junto a Enrique de Melchor, impresiona su segundo disco. En 2003 aumenta su discografía con el "Sonido gitano de Málaga" y en 2007 pone en marcha un nuevo disco. En la actualidad, está preparando la grabación de otra placa que saldrá al mercado antes del verano.

Su referente principal en la historia del cante, ha sido Antonio Mairena. Su característica más destacable, además de sus quejios gitanos como cantaor, es la pureza y el compás que le imprime al cante, marcado constantemente con todo su cuerpo.

Ha compartido escenario y cartel con los más grandes. Nuestro amigo Cancanilla, lleva más de medio siglo dedicado al flamenco en sus dos facetas (bailaor y cantaor). Pasamos a comentar su maravillosa actuación.

En la primera parte comenzó por Solea. Hizo una amalgama de estilos y letras, donde destacaron las de Alcalá, Triana y Cádiz. Como es habitual, le imprimió a los cantes el compás machacón que mandan los cánones. Sus manos van marcando constantemente los tiempos, de tal forma, que un principiante en el flamenco, lo podría seguir sin lugar a dudas. Como siempre magistral.

El siguiente cante fue por levante. Hizo una tanda de Tarantos. En la mayoría de los temas estuvo presente el son del "Cojo de Málaga" gran especialista de estos fandangos de Almería. Una vez más dejó al público encantado.

En el tercer turno, decidió arrancar por Seguiriyas gitanas. Sacó a relucir maravillas del maestro Manuel Torre, Silverio y su siempre presente Antonio Mairena. Su pellizco gitano engrandeció el cante hasta la máxima expresión. El auditorio hizo un silencio sepulcral ante esa magnitud de belleza. Todo un derroche de grandeza. 

Finalizó la primera parte del concierto con Tientos rematados por Tangos. Pudimos entrever muestras Maireneras y como no, de Pastora Pavón (Niña de los peines) en lo que a tangos se refiere. Los cantes de compás hechos por Cancanilla, son la perfección de las perfecciones. Difícil seria mejorarlos, esa es mi opinión.

Comienza la segunda parte con un cante que rara vez lo hacen los cantaores actuales, pero en boca de un buen gitano no puede faltar. Me estoy refiriendo a la bulería por solea. que no es lo mismo que solea por bulerías. Hizo letras de la cantaora Sevillana "La Moreno" importante cantaora en este palo. Si se trata de cante de compás en la voz de Cancanilla, está garantizado el triunfo, como así fue.

En tercer lugar indicó que cantaría por alegrías, pero nos sorprendió gratamente. En el "popurrí" Gaditano con el que nos deleitó el maestro, también incluyo trozos de cantiña y Romera. Al tratarse de un cante de compás, ni que decir tiene que el éxito estaba asegurado, como así fue.

Creíamos que iba a cerrar la actuación con unas bulerías y cual fue nuestra sorpresa cuando empezó a cantar fandangos naturales. Hizo los del Carbonero el Niño de la huerta y un montón más. Como buen cantaor gitano, borda los Fandangos naturales y así se lo reconoció el público.

En el quinto tema de la segunda parte (como propina), llegaron las bulerías para cierre del espectáculo. Formó la mundial con el cante. Puso la guinda con unas patadillas recordando sus tiempos de bailaor, que aún siguen vigentes, como bien demostró. También hizo un zapateado sin guitarra, metiéndose al público en el bolsillo.

Con este artista está asegurado el espectáculo de todas todas. El respetable, se levantó en varias ocasiones de los asientos emocionado para aplaudirle. El buen sabor de boca que ha dejado este cantaor, no lo olvidaremos en mucho tiempo. Gracias Sebastián, la Casa de Córdoba, que también es tu casa, agradece tu generosidad y al mismo tiempo te abre sus puertas para cuantas veces quieras visitarnos y departir con nosotros. Hasta pronto.

En el apartado de artistas invitados, el primero que subió al escenario fue Cuquito de Barbate, hizo unas granainas y remató con la media. Reconocimiento importante por parte del público asistente.

Continuó la fiesta con un cantaor joven (30 años) natural de Jerez, llamado Pablo Padilla. Tuvo el detalle, cosa que agradezco, de dedicar su cante a mi hijo y a mí. Cantó por solea con un gran torrente de voz y con un gusto flamenco que impresionó al público asistente. Esperamos verlo pronto por nuestro Casa como protagonista de un recital.

Mi amigo Luis Moreno nos deleitó con una Tona/liviana del maestro Meneses. Como siempre cubrió el expediente de una manera más que digna. Osuna, su pueblo, tiene que estar orgullosa de tener un cantaor de esta talla.  

Cerró el evento mi amigo Juan de Dios que cada día canta mejor. Hizo una solea “apolá” (Charamusco) con un gran gusto y compás que encanto a la sala. Fue despedido con grandes aplausos muy merecidos.

No me iba a olvidar del guitarrista oficial de la Casa. Mi amigo y maestro Juan Antonio Muñoz, tocó como siempre maravillosamente. Nos volvió a dar los sonidos majestuosos a los que nos tiene acostumbrados. Acompañó por Bulerías como nunca lo había escuchado, seguramente este derroche de compás, animó a Cancanilla a salir a bailar. Gracias una vez más por tu arte Juan Antonio.

Bueno Señores, esto es lo que ha dado de si el flamenco en nuestra Casa en el mes de Febrero. Hasta la próxima que será en Marzo. Saludos flamencos.