El viernes 13 de diciembre de 2019 en nuestro espacio flamenco Rincón del Cante Manolo Vilchez, nos visitó Pablo Coronilla Padilla.

Un cantaor muy joven con unos antecedentes flamencos donde los haya. Pablo, nace en Jerez de la Frontera en el año 1987. Esta persona, se ha dedicado a cantar prácticamente desde su niñez. Su abuelo era un cantaor gitano de la Calle Nueva, calle con tradición flamenca a más no poder. De ahí le viene la vena artístico/flamenca.

Este artista ha obtenido premios importantes en varios festivales y concursos de flamenco. Por destacar, mencionaremos, un primer premio obtenido en la Ciudad Condal en el Concurso anual de flamenco para aficionados en la capital catalana, segundo premio en el concurso de El Saucejo (Sevilla). Primer premio en el concurso de saetas de Jerez de la Frontera. Semifinalista en dos años (2017 y 2018) en el concurso de Cante de las minas de la Unión. Tiene en su haber un segundo y tercer premios, obtenidos en este año en los concursos de Fuenlabrada y Tres Cantos de Madrid. Pasamos a comentar sin más su actuación.

Comenzó con malagueñas. En primer lugar hizo la de Chacon que llevó a su sitio de una forma maravillosa y continuó con la de La Peñaranda que supo darle su cadencia y remate como lo exige la ortodoxia.

Continúo cantando por solea que creo es uno de sus palos preferidos, Realizó las de Alcalá con mucho gusto y compás. Nos llamó la atención en positivo, la solearilla que unió nada mas terminar la primera solea, sin dar lugar al guitarrista a hacer falseta alguna. Muy original al tiempo que impresionante. Siguió por Cádiz y Utrera con un compás maravilloso y una voz potentísima a pesar del catarro que había contraído hacia unos días. De hecho. cantó estando bajo tratamiento medico.  Los presentes en la sala respondieron, con enormes aplausos a su finalización.

En tercer lugar, se fue por levante con, Minera, Taranta y Levantica. En todos los casos fueron cantes muy originales. La taranta fue la de Linares que tiene unos rasgos claramente cartageneros. Salio a relucir el Rojo el Alpargatero y Escacena. Demostró un gran conocimiento de los cantes de levante, esto justifica su triunfo en la Unión. El público respondió con grandes aplausos como premio a su forma de hacer.

Para finalizar la primera parte, decidió cantar unos tangos muy alegres rayando en copla con un estribillo clásico. Terminó los tangos de forma muy original, con un fandango de Huelva acoplado al compás de los mismos Gustó mucho al respetable que lo despidió con grandes aplausos por el gran esfuerzo que hizo para que no se le notara el catarro de pecho y garganta. 

 

Comenzó la segunda parte con un cante por Granainas, finalizando con la media. Las letras hacían referencia a García Lorca y a la Patrona de Granada que tiene su sede en la Carrera, (calle principal de Granada). Gustó mucho al publico y le correspondió con sus aplausos.

En segundo lugar, nos sorprendió con un cante por seguiriyas. Sacó a la palestra las clásicas de Manuel Torre (siempre por los rincones…….),siguió con una tanda que realizó con gran maestría y terminó con un cambio del Tío Manuel Molina  que hizo las delicias del público. Los asistentes se ponían de pie aplaudiendo para agradecer la generosidad del cantaor.

En la tercera actuación de la parte segunda, nos sorprendió con unos fandangos abandolaos, Rondeña, Malagueña de Juan Breva y un fandango de Huelva ( Pérez de Guzmán) metido por ese ritmo.  Al ser necesario un gran alarde de poder para hacer estos cantes, algo paso que rompió el encanto, ahí es donde le paso factura el catarro que tenia encima. La congestión de oídos y garganta le impedía oírse sobre todo en los graves, por lo que en algún momento desafinó desluciendo el cante. Yo particularmente he escuchado a Pablo en muchas ocasiones con mucha mas presión que la de un recital (finales de concursos…etc) y jamás ha tenido un percance de este tipo. En su afán de cumplir el compromiso adquirido   con la Casa y el estar bien agarrado por este resfriado, son los motivos que le han jugado esta mala pasada.   

Cerró el recital con una tanda de fandangos naturales. Picoteó un poco por todos los fandangueros Jerezanos. Gustó mucho al público que se identifica bastante con este tipo de cante. Fue muy aplaudido y vitoreado por todos los presentes.

Como quería dejar buen sabor de boca y con la intención de paliar, dentro de lo posible lo sucedido con los bandolaos, nos quiso dar una propina para finalizar su actuación. Nos deleitó con dos fandangos de Alosno (Huelva) que hizo a la perfección. Se fue al camerino entre aclamaciones y aplausos de toda la concurrencia.

Queremos volver a oírte cantar lo antes posible, una vez estés repuesto de tu afección catarral. Lo acontecido esta noche, es una anécdota desagradable para olvidar rápidamente, son “gajes del oficio”. La Casa de Córdoba se pone a tu disposición y te abre las puestas para cuando quieras visitarnos. Estamos convencidos que con Pablo Padilla siempre tendremos un gran espectáculo flamenco. 

Como siempre, nuestro Maestro y Guitarrista Oficial Juan Antonio Muñoz, acompañó los cantes con la sabiduría que le caracteriza. Yo destacaría de esa noche, los majestuosos toques que hizo por Seguiriyas y por Levante. Da mucho gusto escuchar esos sones antiguos, salidos de las manos de mi maestro Juan Antonio.

Bueno amigos, hemos concluido y cerrado nuestro ultimo trimestre de actividad   del 2019, con muy buenos resultados en cuanto a satisfacción del público asistente. Solo nos queda desearos una Felices Navidades y un maravilloso 2020.