Nadie duda que la naturaleza es fuente de inspiración para las diferentes disciplinas artísticas. Pero lo que si sorprende es descubrir que la forma en que se alimentan los árboles, la estructura de las hojas o las espinas de los peces, pueden servir de base para el desarrollo de algunos de los más modernos edificios del mundo.

El Doctor Arquitecto Javier PIoz, socio de nuestra Casa, sorprendió a los asistentes a su conferencia sobre Arquitectura Biónica, narrando en primera persona, cómo creó este concepto en los años 80, gracias a su curiosidad y capacidad de observación.

A través de un viaje por un bosque y poniendo el foco en la naturaleza viva o muerta que en él podemos encontrar, Pioz fue describiendo cómo observando la forma en que las plantas y animales se protegen del viento, se alimentan o se mueven, se encuentran las claves para construir una nueva generación de edificios eficientes, sostenibles, integrados en el entorno y estéticamente sorprendes.

Tras tres décadas de investigación y con la colaboración de diseñadores, investigadores y arquitectos, su despacho desarrolla proyectos en todo el mundo. El último, una ciudad biónica en el Himalaya indio que está en construcción. Un paseo por sus proyectos en todo el mundo y una descripción de cómo sus edificios se adaptan al entorno para aprovechar la luz, defenderse del calor extremo, aprovechar el escaso recurso del agua o ahorrar energía sirvió para entender mejor cómo serán, sin duda, las ciudades del futuro.