Tercera conferencia sobre la Córdoba califal y la gran ciudad palatina de Medina Azahara, a cargo de nuestra amiga y socia Cristiana Fernández Barcala.

En esta ocasión contó con la presencia del profesor Mahmud Sobh, profesor emérito de la Universidad Complutense de Madrid y uno de los grandes arabistas de nuestro país. Se recitó parte de su obra "Llanto sobre las ruinas de Medina Azahara" de una manera bilingüe. Gracias Cristina por tu aportación a la Casa y al profesor Mahmud Sobh esperamos verlo por la Casa aportando su sabiduría.

Terminamos la jornada con la inauguración de la exposición de miniaturas dedicadas a Al Andalus, al mundo árabe y a la obra del profesor "Llanto sobre las ruinas de Medina Azahara.

 

MAHMUD SOBH

Semblanza

Nacido en Safad, aldea de Galilea, Palestina, en 1936. En 1948, siendo un niño. Es expulsado de su aldea natal a la fuerza, por el recién creado estado de Israel. Él y su familia se ven obligados a dejar su casa y sus tierras. Mahmud niño, huyó a pie, caminando de noche y escondiéndose de día, aunque eso no le apartó de la metralla, que dejó testimonio perpetuo en sus piernas.

La familia logra llegar a Siria, donde algunos parientes maternos les acogieron con amor y les protegieron, como suele hacerse entre los árabes que observan la ley de la hospitalidad.

Ya en la capital, Damasco, estudió Filosofía y Letras y Pedagogía. Allí comenzó a ejercer su actividad docente, que más tarde continuaría en El Cairo.

A mediados de los años 60, ya desde Argel, logra una beca para estudiar el doctorado en España y sin dudarlo, emprende su viaje a Madrid. Aquí se doctora en Filología Semítica, con unatesis que titula La poesía amorosa arábigoandaluza.

A partir de ahí, su vida queda definitivamente ligada a España, siguiendo un periplo parecido al del primer emir omeya de al-Ándalus, Abd el-Rahjman I, “El emigrado”.

Se casa con una guapa valenciana y tiene tres hijos.

Ha sido profesor de la Universidad Complutense de Madrid, también en el Instituto Hispanoárabe de Cultura y en la Escuela Diplomática.

Tiene numerosas publicaciones, tanto de investigación, como poemarios y traducciones. A destacar, su poema Poseso en Layla, en el que evoca su tierra natal invadida y ocupada, con metáforas desgarradoramente bellas.

En 1975 recibió el Premio Álamo de poesía y en 1978 el premio Vicente Aleixandre de poesía.

Recientemente se desplazó a Jerusalén, para recibir el premio Sheikh Hamad de Traducción y Entendimiento Internacional, por su obra El diván de la poesía árabe oriental y andalusí.

Entre sus libros publicados, está su Historia de la Literatura Árabe Clásica y muchas traducciones.

A destacar, los siguientes:

Mar blanco

Diván: antes, en, después

Kitab para dos guitarras

Poetisas arábigoandaluzas

Ha seguido los mismos pasos de Abd el Rahmán, “el emigrado” y como él, acabó enamorándose de este paraíso que otrora fuese árabe.

A su llegada, España halló en su memoria lejana, un cálido espacio de agradecimiento con el que acogerle y retribuir el inmenso aporte cultural y científico con el que sus antepasados adornaron esta hermosa tierra.