Viernes 17 de Junio, 20.30 horas, con un salón Mezquita lleno a rebosar el Teatro de Cámara Góngora de la Casa de Córdoba en Madrid, representa la obra “El Cianuro, ¿Solo o con leche?” del gran dramaturgo español Juan José Alonso Millán.

Nuestro Vicepresidente de Cultura presentó el acto haciendo una breve semblanza del autor de la obra, el cual, se encontraba presenciando el estreno, diciendo de él que es un hombre rico, por haber vivido la época de los grandes y provenir de la vieja casta humorística de Poncela, Arniches, Mihura, Paso. Siguió diciendo: “bebes de ellos sin emborracharte. Pero te empapas y arrugando la gabardina detectivesca, sacas esta comedia negra de humor macabro y desternillante, El Cianuro, ¿solo o con leche?, que ya el título nos da una idea de la idiosincrasia del carácter español que es capaz de reírse hasta de su sombra. Sátira y humor, qué bien se llevan. Absurdo no exento de crítica social y divertimento. Juan José es un hombre de teatro. Escribe, dirige, interpreta y colabora en medios de comunicación, sabe de teatro y, además, es buena persona.

En los títulos de sus obras denota su gracejo, su ironía, su enorme impronta humorística que le sale de las venas. Teatro comercial, pero no fácil, divertido pero corrosivo en ocasiones, teatro que refleja la vida cotidiana desde la originalidad, las dobles intenciones,” Y lo tuvimos en persona esa noche. A continuación Rafael Casas, como director de la obra nos introdujo en la magia del teatro y repasando los efectos especiales que utilizarían durante la representación, nos preparó para ver lo que vimos, una gran obra de Teatro. La obra resultó divertida y viva, y aquí quiero destacar a todos los actores del reparto de la obra, sin olvidar a nadie; desde Marisa Cruzado, Isabel de la Peña, Esther Cabanillas, Ana Caturla, Carlos Baeza, Belén Márquez, Oscar Rus, Verónica Alonso, Jesús Soria, Juan R. Asenjo, Antonio Gómez-Crespo y a nuestra Choni, en los efectos especiales. Y a sus directores Rafael Casas y Rafael Serna. Destacaremos la gran puesta en escena y la iluminación, que fue primordial para el desarrollo y la trama de la obra. Terminó la obra y su autor Juan José Alonso Millán nos dirigió la palabra, para agradecer a la Casa de Córdoba y al grupo de teatro Góngora, su acogida y el buen trato que le había dado a su obra. Nosotros desde aquí se lo agradecemos al autor y le emplazamos para que siga llenando la Casa de Córdoba de cultura con sus palabras. ¡Gracias Juan José, amigo!