El 17 de noviembre, el Teatro de Cámara Góngora llevó a cabo una muestra de monólogos bajo el título “La soledad del actor”, una propuesta  dramática alejada del moderno concepto de “monólogo” que se ha vulgarizado a través de la TV.

La sala se llenó de socios, amigos y simpatizantes de la Casa de Córdoba, dando respuesta a la invitación realizada por la Comisión de Cultura.

Dirigido por Isabel de la Peña y a través de textos de Kafka, Muñoz Seca, Calderón de la Barca y Gala,,  la propuesta escénica tenía como objetivo mostrar el reto que supone para el actor enfrentarse sólo a su público.

 Sin más recurso que el escenario, el texto y su presencia, la exquisitez de la interpretación consigue transportarnos, en el transcurso de algo más de una hora, a universos radicalmente distantes.

Los monólogos seleccionados representan las diferentes formas en las que podemos encontrarlos en la literatura: o bien escritos para ser monólogos; o bien extraídos de obras de teatro o de pensamientos escritos  por los propios autores para sus personajes.