El Teatro de Cámara “Góngora”, de la Casa de Córdoba se fundó en el año 1960, fruto de la vocación de un grupo de socios procedentes del mundo laboral y universitario que sintieron la necesidad de integrarse en ese gran colectivo que es el Teatro, no solo como público sino, a la vez, como actores, respondiendo, así, además, al entusiasmo por hacerlo que, en la totalidad de Casa de Córdoba se venía pulsando.

Al buscar un nombre para ese grupo, se propusieron varios: “Duque de Rivas”, “Seneca”, “Góngora”, etc. Por fin llegaron a un acuerdo y decidimos darle el nombre de Teatro de Cámara “Góngora”, y lo hicimos amparándonos en el nombre de una de las más brillantes personalidades de las muchas que en la Historia, la Ciencia, el Pensamiento y las Letras, viene dando Córdoba desde hace siglos, en Don Luís de Góngora cuyos poemas, llenos de belleza y de vida, son como una luminosa interpretación de comedias con sus protagonistas, sus coros, “coros tejiendo, voces alternando”, dice en una de sus Soledades, su escenografía, su colorido y hasta su música, “Pintadas aves, cítaras de pluma”, añadiendo, como el mejor tributo de gratitud para cuantos crean en el mundo mágico que es el Teatro: “sean de la fortuna aplausos la respuesta”. Y así nace el teatro que tantos éxitos habían de cosechar para la Casa de Córdoba, al correr de los años.

En el Teatro de Cámara “Góngora”, con una trayectoria ascendente de éxitos reflejados en críticas y comentarios de los diversos medios informativos, junto a la masiva respuesta de los espectadores, que tan decisivo aliento han venido prestando, hemos procurado tomarle el pulso, a través de todos estos años, a los grandes autores, desde Lope de Rueda, pasando por el Siglo de Oro, la Ilustración y el Romanticismo, a nuestro tiempo, con Benavente, Jacinto Grau, Unamuno, Azorín, Valle Inclán, Casona, Jardiel Poncela, Tono, Mihura, Buero Vallejo, Max Aub, José Bergamín, Gabriel Celaya, Antonio Gala.., por citar a algunos de los jalones que apuntalan el sólido edificio de nuestro arte dramático; o, más allá de nuestra lengua, en esa dimensión universal en que habita la escena, desde Shakespeare a Molier, Bernard Shaw, Pirandelo, Tennessee Willians, Arthur Miller….; o la aportación, en nuestro país, de nuevos valores.

Para la primera representación, fue elegida, la comedia en tres actos de Pedro Muñoz Seca "El Conflicto de Mercedes".

Durante todo este tiempo, las renovaciones de nuestro grupo, han estado marcadas por la continuidad, con todo formando parte de ese gran todo que es el teatro, en la plenitud del suceso dramático.

Aquí, se menciona, a los componentes y pioneros de ese primer paso teatral:

En orden alfabético, Marisa Antras, Amalia Casas, Ana María Casas, Presentación Fernandez, Carlos Gonzalez, Ramón Murillo, Antonio R, Salas y Emilio Santos.

Pronto fuimos requeridos para actuar fuera de nuestra Casa, haciendo representaciones en Colegios Mayores, Casas Regionales,  en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander, así como, en el Ateneo de Madrid, también hemos representado en la Provincia de Cordoba: Montoro, Pozoblanco, Villa del Rio, etc.

Hemos conseguido premios en todas las facetas: Grupo, montaje, dirección, interpretación protagonistas y reparto-escenografía..etc..

Para una función de teatro, acudieron como invitados el gran actor de inolvidable recuerdo, D. Ricardo Calvo, la excelente actriz, Anita Adamuz y Jesus Tordesillas. Al término de la representación, los tres coincidieron en que nuestros artistas vocacionales no tenían nada que envidiar a una compañía de profesionales, pues habían llenado, en todo momento, la escena, con gran dominio y una naturalidad sorprendentes.

Como muestra, damos a conocer, los nombres de actores que han intervenido en nuestro teatro y, posteriormente, pasaron al mundo profesional con éxito: Juan Jose Otegui, Claudio Rodriguez y Javier de Campos.

Somos actores aficionados, que aprendemos nuestros papeles, que leemos y vemos teatro, que hablamos de él, y nos vinculamos, en las horas libres de nuestro habitual trabajo profesional, preparándonos, colectivamente para soñar, interpretar, dirigir, hablar, de lo que nos gusta: el Teatro.